LEYENDAS

Kelpie of Falmouth

El “racing tender”, una goleta cangreja de 24 metros, ahora conocida como Kelpie de Falmouth fue diseñado por Francis Sweisguth y construido en Bristol, Maine, en 1929. Cuando fue encontrada y comprada en California en 2012, tenía un aparejo bermudiano de goleta trinquetilla y necesitaba ser restaurado. Navegó a 9.000nm de vuelta a Cornwall para ser restaurado en Gweek Quay. 18 meses más tarde, el Kelpie navegaba como un barco nuevo, restaurado con un aparejo de goleta cangreja.

Kelpie-owner-and-MEse último día de la Copa Pendennis fue una ocasión fantástica que coronó el relanzamiento del Kelpie de una forma realmente oportuna. El patrón del Kelpie cogió su timón por primera vez. Una brisa marina se materializó de forma sorprendente para ondular los mares cristalinos justo a tiempo para competir en un último sprint antes de visualizar al Red Arrows. Al colocarse segundo, el Kelpie derrotó en el último momento al Mariette y al Adix en la clase general de goletas. La tripulación de a bordo estaba eufórica.

El patró del Kelpie al timó amb la seva altra goleta Mariette al darrere.

La Copa Pendennis de este mes de mayo fue su primer evento desde su relanzamiento y tuvo lugar rodeado de los artesanos que lo reconstruyeron. Ben ‘Basher’ Sellen, ayudó a acondicionar y a pintar la ahora reluciente obra muerta del Kelpie. Su padre Ian, sudando las drizas en el mástil principal, fabricó los diversos accesorios de acero inoxidable con sus minuciosos detalles.

Según el propietario del Kelpie, Charlie Wroe encontró este lugar remoto y sin señal telefónico en Gweek, y se dedicó restaurarlo, y ha sido el ‘guardián’ del Mariette durante 10 años, y las dos goletas crearon un espectáculo resplandeciente al aparecer juntas. El Kelpie es probablemente uno de los barcos más bien reformados, porque el equipo de restauración lo hizo como si lo estuviera haciendo para sí mismo.

El constructor de barcos Ken Wilkinson con el capitán del Kelpie, Charlie Wroe

La necesidad de sustituir la totalidad del extremo de la popa del Kelpie fue el mayor desafío. Había quedado totalmente podrido cuando llegó de California en Gweek Quay. Wilkinson reconstruyó su cubierta de popa, ahora tan hermoso. La popa del Kelpie es ahora 11 centímetros más estrecha en cada lado y, según Wilkinson, se trata del barco con la mayor con el que ha trabajado.

Nueva cubierta del Kelpie, vista desde el Mariette durante la visualización del Red Arrows en la Copa Pendennis.

keplie of_1Kelpie ha sido restaurado hasta conseguir un aspecto perfecto y poder competir duro. Sus velas son de un tamaño manejable, y tiene un timón moderno que consta de unos cabestrantes autocazantes y cuerdas Dyneema, que se utilizan con el fin de que el barco sea más práctico de manejar. El Kelpie partió de su segundo hogar de Cornwall para participar en el concurrido circuito de barcos clásicos del mediterráneo de este verano.

COMPARTIR