LEYENDAS

Sonny

El Sonny a pesar de estar anclado al final del muelle y es un barco que enseguida llama la atención. Sus líneas estilizadas y ágiles son tan agradables a la vista que resulta difícil no fijarse en esta atractiva embarcación. Su afilada popa termina en una pequeña y discreta onda, y es fácil imaginar incluso las olas más agresivas luchando ante la imposibilidad de alcanzar la cubierta, mientras sus líneas apenas dejan unos discretos bigotes de estela.

Me había hecho unas notas antes de ir a observar al barco más de cerca y cuando lo hice, me encontré con Germán a bordo, quien me dedicó un poco de tiempo para hablar sobre este barco tan especial. Me explicó que el velero había navegado por aquellos alrededores durante 40 días y que había zarpado de Río de la Plata el 6 de junio. Me dijo que no podía zarpar otra vez, y que algunos tripulantes lo habían traído hasta allí, pero que él tenía la intención de estar aquí en esta regata y en Cannes [Régates Royales], y luego en St. Tropez [Les Voiles]. Germán me contó que llevaba su propia tripulación y que en total serían nueve a bordo para la regata.
El Sonny fue botado de nuevo en 2011, por lo que ha estado dos temporadas navegando por aguas argentinas antes de acudir a las regatas clásicas de nuestros mares. Esta es la primera vez que el Sonny se aleja de aguas argentinas y esta temporada hay tres barcos Frers: el Vagabundo II, al que se le une el Horizonte (de 15,9 m), y hay otro ketch que estuvo establecido en Buenos Aires antes de venir a Europa. Este también fue conducido por el padre de Germán y es la primera vez que los barcos Germán Frers estarán juntos en estas regatas. Tanto el Vagabundo II como el Horizonte son muy rápidos, pero en cualquier caso, Germán aposta con osadía por las posibilidades que tiene de triunfar con el Sonny.
Después de su restauración el Sonny es como un barco nuevo; y según la literatura, su diseño hace un guiño a los dibujos de los legendarios barcos Colin Archer.

Regatas RoyalesEl Sonny fue diseñado y armado por el padre de Germán y su socio, un primo que era el padre de Che Guevara, en un astillero en Buenos Aires, durante aquellos tiempos torturados de la revolución marxista y el exilio cubano en Argentina. Fue armado por Figueroa Alcorta, un auténtico marinero que quería construir una embarcación de doble casco; el padre de Germán ya había elaborado varios tipos de Colin Archer, por lo que le ayudó a diseñar la popa. Fue construido con madera de América del Sur -cedro (un tipo de caoba), marcos de algarrobo y baluartes de madera de viraró-; y ahora tiene una cubierta y un techo de cabina nuevos.

Para ahorrar, Guevara utilizó lastre del hierro para la quilla, por lo que al principio era muy frágil. El padre de Germán había diseñado las líneas para una quilla de plomo, pero no estuvo allí cuando el barco se terminó de armar y los armadores colocaron una quilla de hierro. Él no estaba contento con el barco, por lo que lo llevó de vuelta al astillero y le cambió la quilla; después de aquello navegó en perfectas condiciones y participó durante dos años en regatas locales.
Después de la guerra hubo escasez de barcos pesqueros en esa zona y se empezaron a adaptar los barcos de competición para que pudieran pescar. El Sonny fue uno de los que se transformaron, al colocarle un motor mucho más grande y un aparejo más pequeño. Parece que el barco quedó en el olvido; en aquella Argentina revolucionaria eran tiempos difíciles, aunque el joven Germán siguió diseñando yates cuando todavía estaba en la escuela, entre ellos, cuando tenía sólo 16 años diseñó uno de 9,8 m para que pudiera competir a mar abierto, y fue la primera embarcación de fibra de vidrio construida en Argentina en 1957.

Años más tarde, en 1965, se fue a trabajar a Nueva York, primero diseñando embarcaciones en la oficina de Sparkman & Stephens y luego por su propia cuenta, antes de regresar a Buenos Aires para hacerse cargo de la oficina de diseño de su padre en 1970. Cuando empezó, se encontró con 600 diseños, además su padre tenía sólo 28 años antes de empezar a navegar. Antes de navegar, había competido en carreras de coches y motos, e incluso había diseñado y construido sus propios coches, y cuando empezó con el diseño de barcos, se inspiró en los Colin Archer.
La mayoría de los barcos en Argentina en ese momento se habían construido en Europa, pero él creó una industria que ya estaba bastante bien desarrollada después de la guerra, aunque ésta entró en decadencia con la administración Perón (1946-1955). Germán está convencido de que su padre estaría orgulloso de volver a ver al Sonny restaurado, y por esto se dedicó con ilusión a restaurarlo, aunque es evidente que ésta no es la única embarcación a la que se ha dedicado a restaurar.
Recientemente ha restaurado cuatro o cinco y ahora todavía tiene un Charles Nicholson 8-M del 1909, que está descansando en Santo Stefano, en Italia, y que probablemente sea su última restauración.

A Germán le gusta especialmente trabajar con artesanos y tiene una gran pasión por mantener y conservar cualquier tipo de objeto, sobre todo si perteneció a los antepasados de su familia, con el fin de preservar así su historia. El Sonny fue restaurado por Alberto Szyjka, del Astillero Naval Szyjka, en San Fernando, Buenos Aires. Un amigo lo encontró en 2006 en Quilmes al sur de Buenos Aires, cuando era poco más que un casco sin cubierta ni roda. Germán hizo la estructura y las molduras interiores del barco para darle forma de nuevo, y utilizó los dibujos de su padre para reconstruir el mástil y otros accesorios. El barco tenía el suelo de hierro forjado que en su mayoría estaba en buen estado, y solo los regalvanizaron. También pusieron una estructura de arcos de 61 cm en los centros, con dos marcos vaporizados entre cada uno, para devolverle su estructura original.

Las fotos del sitio web de Szyjka (astilleroszyjka.com) muestran el trabajo realizado para devolver al Sonny al mar. El enfoque consistió en recrearla tal y como era, pero con algunos toques de modernidad que no desentonaran. Así, ahora luce una subcubierta recubierta de teca, y un gran volante para transmitir todos los matices de la dirección al timón.

Germán y su equipo hicieron gran parte del trabajo ellos mismos, e incluso encastaron sus propias bisagras de bronce. Ahora, el Sonny luce un salón espartano y un motor Yanmar de un 50hp, con una hélice cuatripala.
El Sonny se rebotó en 2011 y fue un momento emotivo para Germán, quien finalmente pudo navegar con esta embarcación diseñada por su padre. Durante años, barcos como este fueron abandonados, ya que la gente prefería diseños más modernos y materiales como la fibra de vidrio, pero ahora hay una tendencia a volver a lo más auténtico, debido seguramente a que el deporte se ha profesionalizado en gran medida, pero también a que un barco de madera , indiscutiblemente resulta más cálido y confortable. La madera es uno de los materiales que transmiten más sensación de confort, y por esto, barcos como el Sonny se convierten en embarcaciones llenas de romanticismo.

COMPARTIR